viernes, 29 de julio de 2011

Programación y Juego

Desde la actividad motriz espontánea a las formas más elevadas y codificadas, la acción   en la recreación  dirigida requiere una programación general, cuando se trata de juegos dirigidos en planes vacacionales distribuidos, en tal manera que tenga en cuenta las experiencias anteriores como las que serán desarrolladas posteriormente. Dicha programación debe adaptarse al nivel de los niños, los objetivos escogidos, las actividades a realizar y las condiciones materiales. La puesta en marcha de una programación contribuirá a establecer un auténtico proyecto recreativo en donde niños y jóvenes disfruten las actividades que favorecen el desarrollo funcional y las que conducen a un aprendizaje concreto.
Mediante el juego, los niños aspiran a desarrollar todos su órganos, sus reflejos, sus instintos, sus sistemas nerviosos, su motricidad y, en general todas las facultades en un orden determinado. Para ello, considero que la programación debe estar conformada por los siguientes elementos: Los contenidos, los intereses de los niños, tipos de actividades, objetivos, combinación de objetivos y medios, variedad de las prácticas.